Otro desafío del nuevo zar ruso

Screen Shot 2015-12-13 at 9.05.49 AM

Caracas, 26 de agosto 2015
Fuente: El Universal

Finalmente, la Alianza del Atlántico Norte (OTAN)  respondió contundentemente al nuevo desafío del presidente ruso Vladimir Putin a Ucrania y sus aliados europeos.

Finalmente, la Alianza del Atlántico Norte (OTAN)  respondió contundentemente al nuevo desafío del presidente ruso Vladimir Putin a Ucrania y sus aliados europeos. Lo hizo mediante un comunicado en el cual criticó su reciente viaje a la península de Crimea que se anexionó en 2014, y le advirtió a los separatistas respaldados por Rusia que no se tolerarían nuevas conquistas territoriales en el este de Ucrania.

Hasta entonces el único que había  dicho algo en relación al provocador  viaje de Putin, era el presidente ucraniano, Petró Poroshenko, quien calificó la visita como un  nuevo desafío a Ucrania y al mundo civilizado, y como una muestra más de la militarización de Crimea. También afirmó que lo único que producía con ese viaje era elevar la tensión en el este de Ucrania donde aún continúan los enfrentamientos diarios entre las tropas ucranianas y los separatistas pro rusos; un conflicto que, según la ONU,  ha dejado unos 7 mil muertos y casi un millón de desplazados.

Y, ciertamente, durante la visita de Putin a Crimea aumentaron los actos de violencia en esa región. Era lógico ante todo lo dicho y hecho por el autócrata ruso. Allí afirmó que rusos y ucranianos son “el mismo pueblo”,  que es “humillante” para Ucrania que ciudadanos extranjeros ocupen cargos gubernamentales, que Crimea es territorio ruso porque así lo decidieron sus habitantes, y se mostró seguro de que en el futuro Ucrania “construirá su porvenir junto a Rusia”. Para provocar aún más, Putin hasta se sumergió en una especie de submarino pequeño hasta el fondo del mar Negro.

Luego del pronunciamiento de la OTAN, se dieron las declaraciones de Alemania  que no sólo condenó la escalada de la violencia en Ucrania, sino que apeló a todas las partes a cumplir con el acuerdo suscrito el pasado febrero en Minsk,  pero que tanto la parte rusa como la ucraniana han dejado de cumplir en reiteradas ocasiones.

Sólo queda esperar que el encuentro en formato trilateral (Alemania, Francia y Ucrania)  que se llevará a cabo próximamente en Berlín, contribuya en algo a rebajar la tensión en el este de Ucrania y frenar las ínfulas del nuevo zar ruso.

Comments

comments